La ayuda que aporta la medicación, supone, en general, una eliminación automática, casi mágica del síntoma, ya sea el movimiento o la inatención, y una mayor aceptación social del niño, que de esta manera se amolda más a lo esperado, pero, también es cierto, que así evitamos hacer un planteamiento en profundidad sobre el sentido y significado de ese síntoma, en ese niño y en ese grupo familiar en particular. Es decir, borramos de un plumazo lo particular, la singularidad de ese sujeto, que realiza su petición de ayuda en un momento y contexto particular, diferente a cualquier otro. Eso sí, calmamos la enorme angustia que generan estos casos, pero no resolvemos ni nos preguntamos por el verdadero motivo que lleva a ese sujeto al movimiento o al continuo despiste.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted